Entonces ¿qué es realmente el dinero

Entonces ¿qué es realmente el dinero

Entonces ¿qué es realmente el dinero

Hay un aforismo que dice que “no es obtener la respuesta correcta sino hacer la pregunta correcta” lo que es crucial. Los lectores de este sitio seguramente conocen propagandas como ‘dinero real’, ‘dinero honesto’, dinero ‘fiduciario’, dinero impreso, dinero prestado… ad infinitum.

De hecho, Aristóteles nombró las cualidades deseables del dinero;

El dinero debe ser duradero

El dinero debe ser portátil

El dinero debe ser divisible

El dinero debe tener un valor intrínseco

¿A qué pregunta respondían las cualidades de Aristóteles? La pregunta ‘lo que hace un buen dinero frente al no tan bueno’. Esta pregunta es fundamentalmente diferente de ‘qué es el dinero’. Si preguntamos qué dinero es mejor/no tan bueno, asumimos que ya sabemos qué es el dinero y qué no lo es… una gran suposición.

Durante la historia registrada, muchas cosas desempeñaron el papel de “dinero” (principalmente depósito de valor y medio de intercambio); ganado (pecus… pecuniario de origen romano) sal (origen del salario) conchas de cauri, granos de cacao, incluso cigarrillos en campos de prisioneros de guerra durante la Segunda Guerra Mundial… y, por supuesto, oro y plata a través de los siglos.

Pero antes de pensar en qué es mejor el dinero, debemos decidir qué es el dinero… malo o bueno… y qué no es dinero. Una forma de entender esta dicotomía es estudiar historia; la historia del dinero… y la historia del dinero real vs. dinero falso.

Tenga en cuenta que el ganado, la sal, las conchas de cauri, los granos de cacao, los cigarrillos, los metales monetarios, etc. son todos algún tipo de ‘cosas’… es decir, son artículos reales. Ni una sola ‘promesa’ o ‘pagaré’ en el grupo. Por otro lado, el ‘dinero’ de papel (billetes de banco) no es más que una promesa… de algo.

Para dejar esto claro, simplifiquemos; considere una libra de azúcar como la ‘cosa’… y un ‘pagaré por libra de azúcar’ como la promesa. Te pido prestada una libra de azúcar y te doy un pagaré por ‘una libra de azúcar’; entonces la diferencia se vuelve obvia; la ‘cosa’ (libra de azúcar)… y la promesa… el pagaré de papel.

¿Y qué, dices? Bueno, ciertamente puedes usar el azúcar para endulzar tu café… pero no tanto el pagaré (de papel). Si aguantas la libra de azúcar, genial; usted tiene la propiedad y puede ponerla en uso; pero el pagaré, de ninguna manera. Solo si canjea el pagaré tendrá algún valor real.

Tenga en cuenta que la libra de azúcar es un activo… sin importar quién la posea. Por otro lado, el pagaré es un activo mientras está en su mano; un reclamo sobre una libra de azúcar real. Fundamentalmente, desde mi punto de vista, el mismo pagaré es un pasivo; después de todo, es un reclamo sobre mí por un artículo real, una libra de azúcar que tengo que devolverle al recibir el pagaré.

El pagaré es un activo o un pasivo, según el punto de vista; el escritor del pagaré contra el tenedor. Por otro lado, el azúcar es un activo ‘puro’ o ‘real’; valioso sin importar en manos de quién resida.

Esto es lo que Aristóteles consideraba ‘valor intrínseco’… el azúcar tiene un valor ‘intrínseco’, en lugar del valor ‘derivado’ que tiene el pagaré. En palabras sencillas, el pagaré sólo tiene valor en la medida en que es redimido… y redimible. Esto a menudo se denomina ‘riesgo crediticio’ o riesgo de ‘contraparte’… el pagaré no es muy resistente; perderá su valor si el emisor del pagaré incumple. Las cosas reales no tienen riesgo de contrapartida.

El mismo pagaré que es un activo en tu mano es mi responsabilidad… después de todo, si me presentas el pagaré, estoy obligado a devolverte una libra de azúcar real… y así extinguir el pagaré. De hecho, una vez redimido, el pagaré pierde su valor; pagado en su totalidad… pero la libra de azúcar sigue siendo una libra de azúcar… ciertamente no sin valor.

Así, el dinero extingue la deuda; ese es el sello distintivo del dinero ‘real’. Cuando (¡si!) te devuelvo la libra de azúcar, el pagaré queda redimido; la deuda desaparece, se extingue por ‘cosas’ reales. Incluso podríamos negociar que en lugar de una libra de azúcar, te doy ½ libra de sal; si está de acuerdo, entonces el pagaré también se extingue, nuevamente por cosas reales. Sustituye el azúcar y la sal por oro y plata…

Supón que decides cambiar tu pagaré a Jane por la libra de azúcar, en lugar de devolvérmelo a mí… si Jane está de acuerdo, obtienes tu libra de azúcar… pero la deuda NO se extingue; ahora Jane lo tiene, y tendré que darle a Jane la libra de azúcar si me entrega mi pagaré. El pagaré sirvió como medio de cambio; pero NO como extintor de deuda. El pagaré juega un papel monetario (falso), pero no es dinero, ya que no puede extinguir la deuda.

No solo eso; supongamos que no uso la libra de azúcar que tomé prestada, sino que se la presto a Joe; a su vez, Joe me da un pagaré por una libra de azúcar… y mágicamente, una libra de azúcar real ahora tiene dos pagarés en contra. ¡Quien lo hubiera pensado! Una libra de azúcar, dos pagarés reclamando la misma libra de azúcar. Este proceso puede proliferar sin un final a la vista; Joe podría volver a prestar el azúcar, etc… Pagarés interminables ‘respaldados’ por la misma libra de azúcar.

Si vienes a reclamar tu libra de azúcar, que ya no tengo, no puedo darte tu azúcar. Joe ahora lo tiene; todo lo que tengo es otro pagaré. ¿Cambiarías el pagaré que te di por el pagaré que me dio Joe? Mero intercambio de notas de deuda… Empezamos a ver cómo las cosas reales son categóricamente diferentes de los pagarés; los pagarés disfrazados de dinero no pueden extinguir la deuda; sólo pueden cambiar el titular de la deuda.

Pero se pone mejor, no solo para deudas tontas como un pagaré de una libra de azúcar, sino también para deudas en el mundo real. Veamos dos empresas; llámelos Co. ‘A’ y Co. ‘B’. La empresa ‘A’ fabrica ojales… y la empresa B compra ojales para incorporarlos a su propia línea de productos de widgets. ‘A’ vende cien ojales a ‘B’; luego en los libros de ‘A, en Cuentas por Cobrar, se crea un asiento por ‘cien ojales vendidos a ‘B’ por 100 unidades monetarias, pagaderos en 30 días’.

De igual forma, en los libros de ‘B, en Cuentas por Pagar, se crea un asiento por ‘cien ojales comprados a ‘A’ por 100 unidades monetarias, pagaderos en 30 días’. Hasta ahora, nada inusual; en 30 días, ‘B’ paga a ‘A’, y las cuentas están saldadas… el pagaré es redimido. Observe que el pagaré (por 100 ojales) es un activo en los libros de ‘A, pero un pasivo en el libro de ‘B… al igual que la libra de azúcar del pagaré. Estos pagarés tienen dos caras, activos y pasivos al mismo tiempo, según el punto de vista.

Ahora suponga que la gerencia de ‘A’ y ‘B’ deciden fusionar las dos empresas; ‘A’ y ‘B’ se fusionan para convertirse en la Compañía ‘Z’. ¿Así que lo que ocurre? Bueno, los libros de ‘A’ y ‘B’ están consolidados; se suman los activos totales y los pasivos totales, y aparecen en los libros de la Sociedad ‘Z’ recién creada.

Pero espera; si ‘B’ debe a ‘A’ (a pagar de ‘B’, a cobrar de ‘A’) y ‘A’ y ‘B’ ya no existen, estos números se transmitirán a ‘Z’; es decir, ‘Z’ le debe 100 unidades monetarias… a ‘Z’? Vaya De ninguna manera; los artículos se cancelan entre sí… cualquier deuda o pago adeudado a otras empresas permanecerá… pero las transacciones ‘AB’ se cancelan. El IOU se consolida y deja de existir por la fusión de dos compañías previamente independientes.

Mientras tanto, ¿qué pasa con los ojales que acaba de comprar ‘B’? Claramente estos están ahora en el inventario de ‘Z’; y ‘Z’ los incorporará en su línea de productos de widgets. Las cosas reales se quedan; los pagarés desaparecen. Las cosas reales son potencialmente dinero; el dinero real no puede simplemente desaparecer. Los pagarés no son dinero; pueden y desaparecen. Es así de simple. ¡Ahora sustituya el Tesoro y la Reserva Federal por ‘A’ y ‘B’, sustituya las letras del Tesoro y las notas de la Reserva Federal por ojales y artilugios!

La línea de fondo; cosas reales, los activos ‘puros’ pueden ser dinero ‘real’… bueno o no tan bueno. Los pagarés que son activos/pasivos no pueden. Desafortunadamente, la palabra activo se usa mal, se aplica tanto a los activos ‘puros’ como a las promesas que son activos por un lado pero pasivos por otro. Esta es la razón principal por la que el sistema de dinero falso en el que vivimos actualmente está muriendo… y solo el dinero real que comprende activos reales puede salvar nuestra economía… y nuestra civilización.

Leave a Reply

Your email address will not be published.